La asociatividad, el sello de Artelanas Merino

0 Comments

El espíritu asociativo es lo que hoy reúne a 14 mujeres emprendedoras entorno a Artelanas Merino, proyecto que fue posible gracias al Nodo de Corfo, que ayuda a cofinanciar la operación de grupos que se quieren relacionar para trabajar en conjunto.

María Carolina Fernández Olivo, gerente general de Artelanas Merino explica que lo primero que hicieron para comenzar a trabajar  fue constituirse como Cooperativa Trabajo de Tejedoras e Hilanderas de Magallanes.

Pero, había que abarcar varias problemáticas que tenían. Así, lo primero que definieron fue escoger cuál sería la materia con la que trabajarían los diseños de las prendas. Al querer  diferenciarse de lo que ya existía, optaron por lana  premium regional Patagonian Robertson Merino, que la obtienen gracias a un proveedor de la isla de Tierra del Fuego; pero también se preocuparon de buscar un lugar que las acogiera y permitiera desarrollar su trabajo de buena manera, por eso dentro del proyecto incluyeron el arriendo de un espacio donde instalarían sus talleres.

“Nosotros esta lana la trabajamos desde que recibimos el vellón sucio hasta que se obtiene la prenda para la exhibición”, señala.

María Carolina reconoce que vieron que todo este proceso puede ser atractivo para los turistas que visitan la región y que saben que esta es una zona lanera.

“Acá lo importante es mostrar que a través de la asociación se pueden conseguir grandes cosas. En nuestra sala de exposición las personas no sólo van a poder observar nuestros productos, sino que además, tendrán la posibilidad de conocer cómo es todo el proceso desde el vellón hasta la prenda terminada”, comenta.

La primera colección de Artelanas Merino se denomina Exploradores Antárticos. El nombre nació después de que las emprendedoras participaron en un taller de diseño que organizó el Instituto Antártico Chileno (Inach), respecto a los antartikanos.

Generosidad a toda prueba

Algo que caracteriza a estas mujeres es la generosidad, y de ello no hay duda, pues tanto el equipamiento con el que trabajan así como sus conocimientos los comparten.

“Llevamos tres meses trabajando a full y armando esto de cero, dejando de lado nuestras actividades, no obteniendo ingresos, entonces, mayor compromiso que ese, no existe”, expresa María Carolina.

Si bien las técnicas se pueden mejorar, reconocen que lo más importante para quienes deseen unirse al trabajo que realizan, es que sean personas generosas.

En relación a los diseños de la colección, María Carolina plantea que están definidos, ya que cada mujer se encarga de tejer de acuerdo a los estándares establecidos.

“En el proyecto incluimos el diseño de marca y todo se elabora bajo ese sello que es Artelanas Merino. Tenemos un control de calidad, que lo primero que ve es que si la prenda está acorde al diseño, un control de las medidas a la talla, y que el hilado no tenga residuos, entre otros aspectos”, acotó.   

 

 

Dirección: Roca 848, Punta Arenas

Horario de atención:

lunes a domingo de 09:30 a 19:30 horas